Shiatsu, presión con el dedo

El término japonés Shiatsu significa “presión con el dedo”. Es un método de masaje mediante la aplicación de presiones con los dedos pulgares, las palmas de las manos, codos, rodillas y pies sobre una red de líneas energéticas que recorren el cuerpo denominadas meridianos.

Este sistema energético dirige nuestras funciones vitales y , según la medicina oriental, los problemas tanto físicos como emocionales tienen origen en un desequilibrio en este sistema.

shiatsu

Tratando el flujo energético llamado Ki, a través de este sistema de meridianos y mediante otras técnicas de estiramientos y manipulaciones estructurales, el masaje Shiatsu permite equilibrar la energía que fluye por diferentes órganos, glándulas, músculos, nervios y sangre, propiciando así la recuperación del equilibrio energético del cuerpo para potenciar la capacidad de autocuración que todos tenemos.

En Japón forma parte del sistema sanitario público y el Ministerio de Sanidad lo define como: tratamiento que, aplicando presiones con los dedos pulgares y las manos sobre determinadas zonas del cuerpo, corrige irregularidades, mantiene y mejora la salud, contribuye a aliviar diversas enfermedades, molestias, dolores, estrés, trastornos nerviosos, etc, y activa la capacidad de autocuración del organismo. No tiene efectos secundarios.

Desde el punto de vista de la fisiología occidental, el Shiatsu equilibra el sistema nervioso, vitaliza la piel, mejora el sistema circulatorio, flexibiliza el sistema músculo esquelético, facilita las funciones del sistema digestivo, mejora el control del sistema endocrino, estimula la secreción de endorfinas, sustancia analgésica natural de nuestro cuerpo, conocida como la hormona de la felicidad, y equilibra el estado psicocorporal.

Las características que definen la técnica del Shiatsu son:

1. Es un tratamiento integral.

2. Utiliza sólo las manos y los dedos para realizar el tratamiento, aplicando presiones sobre el cuerpo del paciente.

3. En el Shiatsu el diagnóstico y la terapia se hacen el mismo tiempo. La información que recibe el terapeuta a través de las manos y los dedos determina el tratamiento a realizar.

4. No tiene efectos secundarios, debido a que la presión se modula produciendo sensaciones agradables en el cuerpo.

5. Puede aplicarse a hombres, mujeres y niños de todas las edades.

6. Recibir Shiatsu con regularidad ayuda a descubrir los posibles cambios e irregularidades que se manifiestan en el cuerpo.

El Shiatsu se inspira en la sabiduría tradicional

shiatsu

Vivir en armonía con la Naturaleza” El Shiatsu fiel a su origen, recomienda que es mejor prevenir que curar. No cura por sí mismo, sólo ayuda a que el paciente restaure su equilibrio y, en un estado de armonía natural, mantenga o recupere la salud. El Shiatsu no combate directamente el síntoma, sino que va al origen de la enfermedad y despierta los poderes autocurativos del cuerpo.

Como terapia, el Shiatsu está indicado para:

1. Problemas de columna vertebral: ciática, lumbalgia, tortícolis, artrosis, etc

2. Padecimientos de origen psicosomático como: insomnio, nerviosismo, ansiedad, alergias, hipertensión, jaquecas, migrañas, etc

3. Rigidez y contracturas musculares

4. Esquinces y traumatismos

5. Trastornos menstruales

6. Adicción: tabaquismo, etc

Comparta sus opiniones

error: Contenido protegido.